Pacientes / Información / Obesidad y sobrepeso

Obesidad y sobrepeso

Acerca de

La obesidad es una enfermedad crónica que se caracteriza por un aumento de la masa grasa y, en consecuencia, por un incremento de peso. Existe, pues, una elevación de las reservas energéticas del organismo en forma de grasa. Se dice que es crónica porque forma parte del grupo de enfermedades que no podemos curar con los medicamentos existentes. La obesidad se produce cuando coinciden en una misma persona la predisposición genética y factores ambientales desencadenantes (1).

Desde 1980, la obesidad se ha más que doblado en todo el mundo. En 2008, 1400 millones de adultos (de 20 años de edad o más) tenían sobrepeso. Dentro de este grupo, más de 200 millones de hombres y cerca de 300 millones de mujeres eran obesos; en general, más de 1 de cada 10 personas de la población adulta mundial era obesa.

En 2010, alrededor de 40 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso y el sobrepeso y la obesidad son el quinto factor principal de riesgo de defunción en el mundo. Cada año fallecen por lo menos 2,8 millones de personas adultas como consecuencia del sobrepeso o la obesidad, pero, además, se le atribuyen el 44% de los casos de diabetes, el 23% de las cardiopatías isquémicas y entre el 7% y el 41% de algunos cánceres (2). En el caso de la diabetes, la de tipo 2 o del adulto es la forma que afecta más frecuentemente a estos pacientes y está estrechamente ligada a la obesidad (3).

Los términos "sobrepeso" y "obesidad" se refieren a un peso corporal mayor del que se considera saludable para una estatura determinada. La medida más útil del sobrepeso y la obesidad es el índice de masa corporal (IMC) que se calcula de acuerdo a la estatura y el peso (4). Es el método diagnóstico más utilizado y es el resultado de dividir el peso (en kg) por la altura en metros al cuadrado.

Factores de Riesgo

La obesidad y el sobrepeso pueden aparecer por: (1)


  • Falta de equilibrio energético: la energía que se ingiere en los alimentos debe ser igual a la que se gasta.
  • Estilo de vida poco activo.
  • Factores medioambientales.
  • Factores genéticos y antecedentes familiares: los genes tienen mucha influencia en el peso de una persona. El sobrepeso y la obesidad tienden a ser hereditarios. Si uno de los padres o ambos tienen sobrepeso u obesidad los hijos tienen más probabilidades de tener sobrepeso.
  • Problemas de salud: los problemas hormonales pueden causar sobrepeso y obesidad, entre ellos el hipotiroidismo (actividad baja de la glándula tiroides), el síndrome de Cushing y el síndrome del ovario poliquístico.
  • Fármacos: ciertos fármacos pueden causar aumento de peso, como algunos corticosteroides, antidepresivos y anticonvulsivos.
  • Factores emocionales: algunas veces se come más de lo acostumbrado si se está aburrido, enfadado o estresado.
  • Hábito de fumar: es posible aumentar de peso cuando se deja de fumar bien sea porque los alimentos saben y huelen mejor o porque la nicotina aumenta la velocidad a la que el cuerpo quema calorías, de modo que la persona quema menos calorías cuando deja de fumar.
  • Edad.
  • Embarazo.
  • Falta de sueño.

Test Genético

Ventajas del test genético


Un test genético puede analizar la predisposición genética a la obesidad y a los desórdenes relacionados con la obesidad, como las dislipemias. También permite conocer la respuesta individual a intervenciones dirigidas a disminuir la obesidad y determinas las necesidades nutricionales determinadas genéticamente.

Conocer estos datos ayuda al médico a:

  • Plantear las recomendaciones y medidas más eficaces para el control de la obesidad y la prevención del desarrollo de enfermedades asociadas.
  • Conocer la existencia de variantes genéticas que intervienen en la regulación del peso corporal.
  • Conocer las causas o predisposición a desarrollar obesidad.
  • Conocer la respuesta ante determinadas actuaciones (dietas y ejercicio).
  • Conocer la existencia de variantes genéticas que intervienen en el desarrollo de enfermedades asociadas.
  • Conocer las causas o la predisposición a desarrollar otras enfermedades de riesgo cardiovascular asociadas.
  • Diseñar la estrategia más adecuada.
  • Establecer pautas personalizadas de estilo de vida.
  • Plantear recomendaciones y medidas más eficaces (composición cualitativa de la dieta y ejercicio).
  • Implantar medidas preventivas más adecuadas.